miércoles, 12 de enero de 2011

Plastilinas.

Una diminuta mano azul activa el ventilador. El aire agita con rabia las hojas de mi cuaderno, derrama las acuarelas que aún no se habían secado sobre el papel. 
Ha vuelto.





Bolas de plastilina rodando por el suelo. Y el suelo rodando como bolas de plastilina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada