miércoles, 28 de enero de 2015

Rosa podrida.



Amarga pastilla,
espinas morder.
Lágrima fría
que quema la piel.
La rosa podrida
y el feto también.


Arde en la pierna
el color del clavel.

Barriga encogida
a restos de él.
Rama extraída,
costura se ve.
La cruz en el hombro
quiere doler.

Incendio en la sangre
¡Lo tuve que hacer!

Se seca la carne,
duele la sien.
Tripa vacía,
ataúd de bebé.
No llora muerte,
la madre está bien.

Podrida la rosa,
ardiendo el clavel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada